CRM

CRM

CRM: un definición práctica

CRM es un enfoque de administración de empresas que tiene como objetivo fidelizar a los clientes y maximizar su rentabilidad, es decir que el cliente compre frecuentemente, que nos recomiende con otros clientes, y de esta forma aumentar las ventas. Para que este enfoque tenga éxito se requiere de procesos ágiles, personal orientado al servicio y software de gestión de clientes.

Las buenas prácticas

CRM son las siglas de Customer Relationship Management ó Gestión de la Relación con los Clientes. Las empresas se relacionan con sus clientes mediante el marketing, las ventas, el servicio al cliente e incluso las cobranzas. Para gestionar estas relaciones con efectividad,  el CRM ofrece un conjunto de buenas prácticas en la ejecución de estos procesos. Estas buenas prácticas son recetas probadas para generar mas prospectos; lograr que la fuerza de ventas cierre mas ventas en plazos mas cortos; y mejorar el servicio para que el cliente se sienta satisfecho.

La personalización

Un cliente se fideliza cuando se siente deleitado en cada interacción que experimenta con una empresa. Para optimizar estas interacciones, las empresas pueden personalizar su oferta y servicios. Esta personalización solo es posible cuando conocemos bien al cliente, es decir cuando conocemos su perfil, sus necesidades, sus hábitos de compra, el nivel de servicio que requiere entre otros aspectos.

El software CRM

Y es aquí donde la tecnología, vale decir un software CRM como vtiger, es útil para administrar una base de datos única en la cual registremos estos datos de manera ordenada, integra, permanente. El análisis de esta información nos permite clasificar a los clientes según sus necesidades y crear ofertas personalizadas.

El software CRM tiene funciones para automatizar todo el ciclo comercial: atraer al cliente, lograr que haga su primera compra, que vuelva a comprar cada vez mayores montos e incluso que nos recomiende. Así, el software tiene funciones para ejecutar campañas de marketing directo a segmentos específicos; hacer seguimiento a las oportunidades de ventas y apoyar a nuestros vendedores para que logren sus metas; y atender los pedidos de servicio –quejas, reclamos, consultas, de manera rápida y efectiva.